¿Saben escuchar las televisiones a las redes sociales?

Cada día queda más patente y demostrado que en Social TV queda muchísimo por hacer. Antes se comentaban los programas al día siguiente en el trabajo, en el mercado, en los bares. Ahora lo hacemos en las redes sociales, pero al mismo tiempo que está ocurriendo el evento televisivo, no 12 horas después. Esto lleva consigo que los hubs o líderes de opinión en las redes formen auténticas avalanchas de hashtags y de puntos de vista nunca vistos hasta ahora, llegando incluso a la creación de nuevos contenidos dentro del propio entretenimiento, que son a veces hasta el mejor entretenimiento del propio evento televisivo.

Ya conocemos todos los twitteros el fabuloso estreno de la tvmovie “Felipe y Letizia” que convirtió lo que en un principo era un aparente estreno de un melodrama histórico basado en hechos reales, en el mejor festival del humor creado por guionistas anónimos (#felipeyletizia), los prosumers de las redes. Luego vinieron otros aún más escandalosos, como “El caso la noria” o “El caso Obdulia” que dejaron patente que el consumidor no solo no es tonto, sino que no se va a estar quieto cuando algo no le gusta o le parece claramente manipulación o inmoral. Es decir, encima nos demostró que las redes sociales, tras el efecto de las protestas de La noria, puede hacer muchísima pupa a una marca.

Obdulia, una inocente señora del público en La noria que afirmaba no pertenecer a ningún partido y estar a favor de la Reforma laboral, que fue descubierta por las RRSS.

Con todo esto siguen pasando las semanas, los meses, y las cadenas parece que realizan movimientos lentos y con poco feedback. Hay programas, por supuesto, como El Hormiguero o El intermedio que promueven la participación a través de las redes, pero todo funciona muy bien cuando el asunto va en positivo y hace mucha gracia. ¿Pero cómo se comportan las cadenas cuando las cosas se tuercen?

La divertida campaña de los estorninos del programa El intermedio

En el Caso La noria Tele 5 demostró reaccionar tarde, aunque luego lanzó aquella jornada con todos sus anunciantes para prometerles que lo que más les importaban eran las marcas (y yo creo que se le olvidó añadir a sus espectadores). Pero también prometieron cambios en su cadena y a día de hoy no hemos notado nada. El mismo tipo de contenido que han hecho siempre, eso sí, la crisis en La noria ya se ha olvidado. Así que todos calladitos y poco más.

El tweet que desató la crisis en el Caso La noria

Sin embargo, en el Postgrado en Community Manager & Social Media que acabo de iniciar en la Universitat de Barcelona no recibo las mismas recomendaciones leyendo artículos y material diverso de los mejores del mundo en Social media (gente que lleva marcas como Starbucks, Pizza Domino’s, Pepsi o Cocacola). Hay que actuar rápido, hay que saber escuchar, hay que hacer sentir a tus consumidores el feedback, hay que rectificar, hay que promover acciones conjuntas, hay que promover esa conversación, ellos son los protagonistas de tu marca.

Y algo fundamental que la CEO de Starbucks dijo: Hay que ir donde ellos están, aunque no sean las vías oficiales.

Y eso es lo que ha pasado durante el programa “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” de Cuatro. La cadena proponía el hashtag #quienquierecasarseconmihijo, pero los prosumers, liderados por la genial idea de @hematocrítico se fueron a otros hashtags creados por él: #hijostróspidos, #madrestróspidas, #lunestróspido o #tróspido. Y como cuenta el propio @hematocrítico en su blog:

Efectivamente @hematocrítico lo dejaba muy claro. Ningún responsable de la cadena ni del programa se refirieron a sus hashtags en ningún momento ni se dirigieron a él para comentar la jugada hasta que en el penúltimo programa lo convirtieron en su propia campaña de promoción. ¿No os parece un error?, ¿no podían haber entrado sus CMs también en estos hashtags a jugar con el resto?, ¿no podían haber hecho un reportaje incluso una entrevisa al twittero?, ¿no nacieron más ideas que únicamente apropiarse de la fantástica idea sin contar con él, con un poco de reconocimiento hacia un hub que había ayudado mucho a darle mucho juego al programa?, ¿no le podían haber preguntado “oye, muchas gracias, ¿te apetece venir a visitar el programa X o Y de nuestra cadena, o qué te haría ilusión?. Yo desde luego, me hubiera decantado más por todas estas propuestas que por lo que hicieron.

Así que efectivamente, como anunció @hematocrítico #literatura se convirtó en el mayor Trending topic, incluso, en el tiempo coincidente por encima del exitoso estreno del programa El número uno. Y de ello se dieron eco muchos medios, y del propio incidente con @hematocrítico, como en La página definitiva. ¿Es positivo para la marca que además los twitteros no estemos dando cuenta que la cadena está en babia, no escucha, no se entera, y además, en el fondo, se están riendo de ellos en su cara, sin ni siquiera tener la oportunidad de participar en el “festival del humor”?

Muchas cosas quedan por aprender en el social media, y en especial en Social TV. Espero poder encontrar nuevas pistas y algún día dar soluciones a mis compis televisivos. Dejo aquí un gráfico sobre el enorme movimiento que tuvo #literatura aquella noche con información interesante:


create infographics with visual.ly

5 pensamientos en “¿Saben escuchar las televisiones a las redes sociales?

  1. Pingback: ¿Saben escuchar las televisiones a las redes sociales?

  2. Pingback: Los tróspidos la lían en twitter

  3. Totalmente de acuerdo con lo que se dice en “Los tróspidos la lían en twitter”. La TV, como bien sabemos todos, es un negocio. No conozco la opinión de Hematocrito al respecto. Si hubiese querido sacarle rendimiento económico que la hubiese inscrito en el Registro de Propiedad Intelectual, que está para algo.
    L@s twitter@s son famos@s por defender a ultranza la libertad de expresión, de la cual hacen uso continuado cada vez que escriben algo en esta red. Si un@ es coherente consigo mism@ no se puede críticar a otr@ por hacer lo mismo que un@. Y, siguiendo la teoría de la chica de la tele, el único dueño de las palabras es el pueblo que las utiliza.
    Además como dice la canción: “There’s no business like show business”. La autora de este blog lo sabe bien. Abrazos y besos para tod@s.

    • No lo comparto, lo lamento. Mientras que los responsables de las redes sociales de las cadenas, y las cadenas, no comprendan como se debería actuar en las redes sociales, seguirán teniendo choques. Y de lo que intento hablar es de como evitarlos. Se puede tratar de aprender y entender, o se puede uno quedarse quieto y cabezón en “el mundo es libre, cada uno hace lo que quiere”. Ok, hagan lo que quieran, luego no se quejen que tener mala imagen.

  4. Copio lo que le he escrito a @chicadelatele en su blog:

    @chicadelatele:

    Como te comentaba ayer por twitter, no es una cuestión de propiedad intelectual, es una cuestión de estrategia de marketing hacia las RRSS. Te copio un párrafo que estoy estudiando en l postgrado de Community Manager & Social Media:

    “Los organizadores deben tener en cuenta en todo momento la relación con esos usuarios con el fin de implicarlos en el desarrollo de esta y detectar, entre ellos, los que generan un mayor valor, para recompensarlos socialmente y generar dinámicas de colaboración con la comunidad y refuerzo de la imagen”.

    El fallo está en el equipo de CMs del programa. Tenían que haberle dado valor desde la primera semana, reconocerlo en los grupos de las redes, al generador de la idea y contenido, y dinamizar así la colaboración y reforzar la imagen.

    Un saludo!

Deja un comentario